home
bibliografía · sinopsis   
temas bibliografía agenda archivo antología calendario enlaces perfil

Néstor García Canclini
La globalización imaginada

México – Buenos Aires – Barcelona 1999






México – Buenos Aires – Barcelona: Paidos,
1999.
238 páginas
ISBN 950-12-5476-3


Editorial Paidós:
external linkPortal

»... lo que suele llamarse globalización se presenta como un conjunto de procesos de homogeneización y, a la vez, de fraccionamiento articulado del mundo, que reordena las diferencias y las desigualdades sin suprimirlas.«

Néstor Garcia Canclini
(48-49)

»Encuentro en el pensamiento contemporáneo dos líneas para trabajar estas divergencias en los modos de ocuparse de la multiculturalidad. La primera consiste en superar lo que podríamos llamar las concepciones opcionales de diferencia. [...] La otra linea consiste en recordar lo que no se deja reducir al mestizaje ni a las hibridaciones

Néstor Garcia Canclini
(122-123)

  Para Néstor García Canclini los imaginarios que acompañan a los datos duros de la globalización son en primer lugar elaborados desde los centros de poder. Tienen que ver con la pretensión de una homogeneidad cultural global en clave neoliberal. Pero, por otra parte, la globalización, activa la interculturalidad y provoca el surgimiento de otros imaginarios contrapuestos a las narrativas hegemónicas.
  García Canclini considera que la creciente oposición a la homogeneidad forzosa no es una reacción local por parte de identidades culturales que a priori estarían opuestas a lo global. Entre ambos extremos hay múltiples mediaciones. Para explorar cómo pueden surgir sujetos que puedan cambiar el rumbo de la globalización es necesario, entonces, descubrir lo que García Canclini llama »nuevos espacios de intermediación cultural y política« (30). El trabajo intelectual debe apuntar entonces a que »el futuro de la globalización lo decidan ciudadanos multiculturales« (36).
  Una perspectiva de la investigación es telescópica, macrosocial, referida a las grandes tendencias de la globalización y sus datos duros. La segunda, en la cual trabaja García Canclini, es la de las descripciones socioculturales. Esta tiene que ver con procesos específicos, objetivos e imaginarios, de sujetos individuales y colectivos. Aquí se puede encontrar la intimidad de las relaciones entre culturas.
  La globalización es imaginada porque no constituye una realidad decantada e impersonal, no es una globalización circular sino más bien un conjunto de procesos de globalizaciones tangenciales en los cuales participa la gente, por ejemplo, la relacionada con procesos migratorios. De la globalización no se debería hablar como si fuera un sustantivo sino un adjetivo. No hay que tomarla como un paradigma sino como una narrativa.
  Una crítica a la globalización que sólo señale su carácter económico neoliberal se queda corta. Tampoco se justifica, argumenta García Canclini, pasar al otro extremo y renunciar a una teorización sobre la globalización. La universalidad del conocimiento debe lograrse en este caso a través de una »racionalidad interculturalmente compartida que organice con coherencia los enunciados básicos« (48).
  García Canclini propone considerar la globalización como »un conjunto de procesos de homogeneización y, a la vez, de fraccionamiento articulado del mundo, que reordena las diferencias y las desigualdades sin suprimirlas« (49). El capitalismo no avanza únicamente por la vía de homogeneizar sino también aprovechando la »multiplicidad« (51). El proceso de producción, circulación y consumo de significados por parte de un grupo se da siempre en relación con otros grupos. La cultura también es, entonces, un manejo de la diferencia y por eso hay que verla desde una perspectiva intercultural. Pero en clave intercultural toda delimitación siempre es fluctuante e incluye un factor de inconmensurabilidad. En lo cultural encontramos un campo de tensión entre el orden social (local y global) y actores que con cuya acción »abren [la sociedad] a lo posible« (63).
  En su conocido trabajo anterior Culturas híbridas. Claves para entrar y salir de la modernidad ya había comenzado García Canclini a estudiar de lleno estos procesos de la interculturalidad que viven todos los grupos. Ahora, en La globalización imaginada el autor alerta contra la »hibridación tranquilizadora« que cumple la misma función de la »ecualización« de la música de aeropuertos y centros comerciales que elimina »lo discordante«. Esa hibridación intenta una climatización monológica y también busca el »olvido de las diferencias que no se dejan disolver«. Una variante de esta manipulación es la »hibridación mercantil« de la cual la etnomúsica comercial es un ejemplo. La hibridación se puede concebir como la identidad »construida a través de una negociación de la diferencia«, pero eso no implica que todas las iniciativas multiculturales de las industrias culturales sean de por sí democráticas (197ss).
  García Canclini muestra una serie de factores, incluyendo los imaginarios, que pueden ayudar a una acción política pero no anuncia una salvación encarnada en un actor específico dotado de propiedades especiales. En este sentido Garcia Canclini puede leerse haciendo un paralelo con el México profundo de Guillermo Bonfil Batalla. La biografía del autor, marcada por el hecho de ser un exilado argentino radicado desde hace dos décadas en México ("tan lejos de Dios y tan cerca de los EE.UU." recordamos nosotros), deja huellas en sus análisis de la hibridación cultural y de los imaginarios de la globalización.

Miguel Gamboa, Viena



temas bibliografía agenda archivo antología calendario enlaces perfil

inicio  |  búsqueda  |  mapa de sitio  |  boletín  |  interphil  |  pie de imprenta  |  donativos